Jesús como Salvador:

Gracias a Él somos hechos hijos de Dios, y debemos vivir como hijos del Rey de reyes y Señor del universo.

Jesús como fuente de nuestra vida:

Una vida abundante, que significa  no conformarse con existir solamente sino disfrutar plenamente de todas las cosas buenas  que Dios ha puesto a nuestro  alcance.

Jesús como ejemplo a seguir:

Viviendo el propósito de Dios para nuestra vida sin necesidad de apariencias. Con transparencia y autenticidad, enfrentando las dificultades con confianza en Dios y  aceptándonos los unos a otros y uniéndonos ante las mismas.

Jesús como nuestro Ayudador:

Reconociendo que no somos perfectos, queriendo que el Espiritu de Cristo, forme su carácter en nosotros en un proceso de renovacion, que solo es posible si dejamos que el Espiritu Santo lo haga en nosotros.

Jesús como Rey Eterno:

Asumiendo y entendiendo que la vida no acaba con el último suspiro de nuestra respiración. Que junto a Dios, Jesús nos ha preparado una morada eterna, que transciende lo terrenal, y en la que disfrutraremos de su presencia como Rey.
0
0
0
s2smodern
Joomla templates by a4joomla